Seguidores

jueves, 19 de diciembre de 2013

TEMA JUEVERO :

Este jueves nuestra amiga " Judith" nos invita a regalar, dadas las fechas en que estamos me parece un tema muy adecuado.

 
 
Candi, bajo del  autobús cargada con unas cuantas bolsas entre las manos, con su torpe caminar, llego hasta el portal. Lo cierto es que no se sentía cansada, la ilusión suplía la juventud que le faltaban a sus maltrechos huesos.                      
Estaba feliz, era Navidad y quería que todo fuera perfecto, colocó los paquetes con sumo cuidado debajo del árbol que presidia el salón. Repaso en la cabeza el menú y se aseguro de tener la mesa dispuesta. Miro el reloj de la pared y pensó - en cualquier  momento llegaran- Entonces se acabará este triste silencio, volverá la alegría a casa, los abrazos, los besos y las risas. Contenta, se sentó en el sofá a esperarlos.
Ya estaba empezando a anochecer, cuando llamaron a la puerta, Candi, se apresuro hacia ella, y al abrirla, un fornido joven -la dijo - Vamos Candi, hoy cenarás acompañada..¡ es Nochebuena !
La anciana miro hacia el salón, y sintió una extraña punzada de dolor, al no ver los adornos y los regalos, incluso el árbol había desaparecido.¿ Que ha pasado ?- pensó- 
al tiempo que se agarraba del brazo del muchacho, dejándose  llevar. Al entrar en el comedor municipal, alguien puso en sus manos un  pequeño paquete ,al tiempo que la acompañaba a sentarse a la mesa. 
Los comensales eran más que otros años, y a su lado se sentó una niña de unos ocho años, que miraba de reojo el pequeño paquete de la anciana.
¿ Como te llamas ? - la pregunto- la niña agacho la cabeza             avergonzada. Se llama Nadia- contesto la mujer que parecía ser su madre-
Toma Nadia- la dijo sonriendo- te estaba buscando; Este regalo lo dejo el Olentzero en mi balcón para ti anoche.
 
 
Nadia levanto su preciosa cara, regalándola la sonrisa más dulce del mundo, cuando vio los bombones que contenía la caja. 
Entonces Candi sintió, que la Navidad había llegado de nuevo ese año a su cansado corazón, que se inundo de una inmensa alegría.
Al finalizar la cena todos juntos cantaron algunos villancicos antes de volver a sus casas. 



     

  
Zorionak eta urte barri on.
Felicidades y prospero año nuevo.
 
 
 
 
 

25 comentarios:

  1. ¡un muy lindo encuentro navideño y una gran sorpresa para la anciana! ¡Saludos Lucía!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Lucía por este hermoso relato.La soledad de los ancianos en estos días son muy amargos, pero siempre aparece un motivo para alegrarse. la vida nos sorprende con inesperados regalos.
    Un abrazo
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  3. Bellísimo relato,que desprende sentimiento a raudales
    Cálida lluvia de sensaciones entre lazadas,bajo notas de mil colores.
    Es una preciosidad de composición.
    Un Abrazo Inmenso y un beso,
    Desde el otro lado del mar.

    ResponderEliminar
  4. La nostalgia apareció y luego la realidad resulta acogedora, compartida y bella. Son días en los cuales mucha gente no tiene de nada,la soledad únicamente, pero pueden tener mucho cariño si aparece un joven Mago.
    Hermoso relato, dulce Lucía, que tengas felices fiestas,muchos besitos.

    ResponderEliminar
  5. Te has marcado un cuento de Navidad, casi casi...casi he recordado, aunque no tenga nada que ver, al cuento de la niña de los fósforos.

    Un beso y feliz Navidad!!!

    ResponderEliminar
  6. Realmente la soledad puede ser un espejismo al que produce el aislamiento, como en tu regalo, puede haber felicidad reuniéndose con otras personas, las conozcamos o no.
    Besos y felices fiestas, amiga.

    ResponderEliminar
  7. Muy triste pero a la vez muy real ¿nos podemos imaginar la cantidad de gente que cena sola, no y la Nochebuena, sino todas las noches del añoese es un buen regalo: regalar compañía.

    ResponderEliminar
  8. Qué bonito que haya tenido esa sorpresa, una navidad tan esperada y deseada.
    Un abrazo y mis mejores deseos para vos en esta Navidad.

    ResponderEliminar
  9. Qué maravilloso cuento de Navidad te ha salido. Es tierno, y con un bello mensaje.

    Felices fiestas.

    ResponderEliminar
  10. Eto si que se puede llamar espírutu navideño y no otros. Me has emocionado con esta bella hisitòria. Genial. Un beso muy grande, y Felices Festas!!!

    ResponderEliminar
  11. La Navidad, aún sin pretenderlo, es extrema. En estos días se aumentan exponencialmente los estados del alma. La soledad para algunos es una pesada losa, más pesada que nunca, contrastando con la alegría de otros que se transforma en euforia desbordante. Afortunadamente también los sentimientos de solidaridad con los desprotegidos se acrecientan y así, se mitigan algunas soledades como la de la abuelita de tu precioso cuento. Lo dicho Lucía, la Navidad es extrema.
    Un fuerte abrazo y felices Navidades.

    ResponderEliminar
  12. Esas pequeñas cosas son las que traen el espíritu de la navidad, Niña y abuela en la misma mesa, y la generosidad de la viejecita, regalándole su regalo a la niña.
    Entrañable
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Este maravilloso cuento de Navidad, está escrito con las justas palabras que solo dicta un corazón sensible y justo.
    Enhorabuena y mucha felicidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Un bonito cuento de Navidad Lucía, es verdad que en estas fechas debemos acordarnos de todas las personas que están solas pues es realmente triste.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Una dulce historia, que ante todo, da luz a la oscuridad que sentía Candi por estar sola. Tu relato, pone de manifiesto, la necesidad de los adultos mayores, de ser contenidos y queridos, sobre todo en el lecho familiar, pero cuando las circunstancias hacen que eso no sea así, existen por suerte personas de gran corazón, dispuestas a hacerles sentir que no están solas. Muy emotiva historia.
    Te dejo un beso inmenso, lleno de todo mi cariño, y mis más sinceros deseos de felicidad para estas fiestas!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  16. Precioso y triste tu cuento de Navidad...
    Te deseo una muy Feliz Navidad!!
    Muchos, muchos besos!!

    ResponderEliminar
  17. Hola!!
    Un muy bonito regalo, las personas mayores se merecen estar acompañadas de sus seres queridos, es muy triste cuando se olvidan de ellas.
    Muy bueno Lucia, gracias por participar!
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Un regalo de valor incalculable, amiga. Gracias, felicidades y besos

    ResponderEliminar
  19. A veces una sonrisa, un rato de compañía, una conversación son loa mejores regalos que alguien puede recibir. Tu historia conmueve, pues me recuerda a los muchos abuelitos que comparten estas fechas con personas que sin ser su familia están dispuestas a dar todo de sí para que tengan un día especial.
    Un beso y muchas felicidades!

    ResponderEliminar
  20. He tenido que buscar "Olentzero" pero entendí la historia. Muy emotiva!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Hola, que tengas un lindo fin de semana navideña, un placer descubrir tu bello blog, feliz Sábado, te invito de manera cordial a que visites el Blog de Boris Estebitan y leas un poema mío titulado “El guerrero Pegaso”, espero que te agrade, puse mucho de mí para escribirlo, saludos cordiales y un abrazo enorme. Me encantan los escritos navideños, ame el tuyo.

    ResponderEliminar
  22. No hay nada que de más satisfacción que la sonrisa sincera de un niño y lo fáçil que es consguirlo. Que bonito tu relato.

    Bss.

    ResponderEliminar
  23. Una realidad que estremece, y también alegra el corazón. Es una bella historia que emociona... serán estos días, que todos de una u otra forma, volvemos a "casa".

    Besos

    ResponderEliminar
  24. Perdonarme amigos por contestaros a todos juntos, no es mi costumbre, pero estos días son complicados para tener tiempo.
    Gracias por vuestros buenísimos comentarios y un montón de abrazos para repartir entre todos.
    Feliz Navidad queridos amigos y gracias por vuestra presencia que alegra este blog siempre....Abrazos Lucía.

    ResponderEliminar

Si tu piel sintió al leerme, que tu alma escriba .