Seguidores

miércoles, 16 de marzo de 2016

Tormenta en Bilbao.






Se avecina tormenta
 sobre Bilbao,
como un lento animal
 despierta del letargo.
El cielo se enturbia,
al igual qué mis ojos
cuando vienen de verte.
Las gaviotas
van y vienen enloquecidas
de la Ría a la Plaza Nueva,
 por los margenes que parten
 mi ciudad en dos.
Bajo este techo gris, plomizo
pienso en otros tejados,
escondidas buhardillas
de esta ciudad del Norte.
Donde la lluvia
mansa y cotidiana,
pasó arrasando 
mi ser adolescente.
Porque añoro esa lluvia 
que acaricia los rostros
y arrastrando lo oscuro,
nos invita de nuevo
a saltar por los charchos.