Seguidores

jueves, 23 de abril de 2015

La despedida.




Este jueves Pepe nuestro anfitrión, nos invita a escribir sobre " las despedidas" en cualquiera de sus vertientes.






¡ Por fin la dieron el alta hospitalaria ! Candy abrió la puerta de la casa, y como acostumbraba, llamó a Águeda mientras se dirigía a su habitación con unas inmensas ganas de abrazarla.
Hacia una semana que no la veia, estaba feliz, lo peor ya había pasado, ahora todo seria más fácil.   
Un atronador silencio retumbó en sus oídos devolviéndola a la dura realidad. ¡ Ella ya no estaba !
 El armario vació, y las baldas que antes estaban repletas de sus cosas habían sufrido el cataclismo de las prisas que a su dueña la invadieron al partir.
 Candy cogió el teléfono...al otro lado, Águeda la habló fríamente.
Me he ido porque quiero vivir, ser libre, disfrutar mi juventud y en casa es imposible, siempre estas entre médicos o en el hospital y ya no lo soporto.
¿ Donde estás viviendo ? ¿ Tienes trabajo ? ¿ Estas bien ?
¡ Tranquila ama! Ya saldrá algo. El fin de semana me voy a los San Fermines, después, ya veré que hago.
Puedo llamarte de vez en cuando ? - preguntó Candy-
Vuelve a casa o llámame si necesitas algo, cuidaté mucho, te quiero... no lo olvides.- dijo entre lágrimas-
Aquella semana Candy intentó hablar con ella varias veces, luchando por mantener el vinculo del infinito amor que sentía hacia su hija desde antes de su nacimiento, cuando sentía su vida atada a la de ella en sus entrañas y se sentía la mujer más afortunada por tenerla.
Águeda, bloqueó su móvil, no quería ningún contacto con ella.
Aquella despedida dejo el corazón de Candy secando en una empalizada imaginaria, de la cual todavía no ha conseguido rescatarlo.