Seguidores

domingo, 16 de noviembre de 2014

Calló el bosque.






Sobre el arnés de tu terciopelo ardiente
en un trono de pasión uniente
la piel dorada se erizó valiente.
¡ Apareciste ! Sagitariana amazona.
Y...Con la luna en perigeo
te deslicé entre mis dedos.
Cuando el ala del pájaro,
 se ocultó en la nebulosa Venus.
Te erguiste como un corcel
sobre el carmín  de mi piel.
La vela de la noche
 se fundió en el jardín privado
La página del sonido 
quedó con la risa oculta,
y, en la gruta del fuego 
con la densidad de las estrellas dobles,
 el amor vivió con los ojos abiertos.
Calló el bosque...haciéndose árbol