Seguidores

jueves, 16 de octubre de 2014

Jueves literario : Matrimonio impuesto.



" Más vale viejo con plata que joven con alpargatas " 

Le dijo Simón a su hija Dolores, cuando la niña se puso a llorar
porque no quería casarse con el viejo Braulio.
Tu compromiso esta sellado desde tu nacimiento, y no vas a traer la vergüenza a esta casa. Tienes suerte de casarte con un buen hombre, que tiene posibles y te va a tratar como a una reina.
Secaté esas lágrimas que nos vamos, sonríe cuando lleguemos a la iglesia y, por tu bien, procura que Braulio no se de cuenta de nada.
Debajo del velo de su vestido de novia, Dolores pudo ver unos segundos la figura de Noél cuando salio a la calle.
El Joven estaba llorando frente al portal. El corazón de Dolores dio un brinco, y por unos instantes pensó en saltar del coche, correr a su lado y abrazarle. Pero su miedo pudo más que su deseo.
Los novios salieron de la iglesia y se fueron a casa. Braulio se había negado a celebrar el banquete nupcial, aludiendo que era viudo y no quería desonrrar la memoria de su primera mujer .                                                                             
Cuando estuvieron a solas en la alcoba, el, la arrancó el vestido y la tomo sin ningún miramiento, ver el miedo en los ojos de la niña le enfadó muchisimo. La agarro por el cuello y apretó con las dos manos... mientras la susurraba al oído. Deja de hacer pamplinas y prepara la cena, mis hijos están hambrientos. Con un fuerte empujón la lanzó  al suelo saliendo de la habitación a toda prisa. 
Habían pasado unas semanas cuando una madrugada, Dolores, se deslizo descalza hasta la calle, no llevaba más equipaje que su enorme sonrisa, cuando vio a Noél corrió a cobijarse sus brazos.
Vamos cariño, el tren y una nueva vida nos esperan, al otro lado de la frontera nadie nos conoce.                                                          

                     
                              
  Mas matrimonios impuestos en el blog de nuestra anfitriona:
                                                   
                        Anabel