Seguidores

miércoles, 5 de febrero de 2014

Tema Juevero : En prisión.



Este jueves los chicos del " Daily Planet " nos llevan a prisión.




Estoy desorientado, no se cuanto tiempo llevo aquí dentro, en realidad tampoco me importa demasiado. He pasado la mitad de mi condena en chavolos de aislamiento, dicen que soy agresivo y violento. Yo creo que solo me defiendo del ambiente hostil  que me rodea. Ahora llevo varios meses en un chavolo junto con otro preso.
Estoy ansioso esperando que llegue mi abogado y por fin escuchar una buena noticia. Un funcionario aparece en la puerta del chavolo 
y me dice que mi abogado no vendrá, que se ha denegado la revisión de mi condena.
La cabeza empieza a torturarme, creo que jamas saldré de aquí.
Un fuerte dolor de tripas aparece y se me cuela la ira entre el pecho y la espalda, subiendo como fuego hasta mi cabeza...golpeo la puerta del chavolo hasta que las manos aparecen hinchadas y sangrando por los múltiples cortes que me hago.
Mi cabeza da vueltas mientras me golpeo contra las paredes del chavolo...entonces recuerdo que guardo una célula dentro de mi almohada.
Hago múltiples cortes en mis brazos hasta que dejo de sentir dolor 
y caigo al suelo...en la enfermería, oigo al médico decirle a un funcionario - Este está pidiendo el pase, puede que termine babeando-
¿ Le enchufamos un aguacate* ? 
A mi lado tumbado duerme un tío rico, estos se pasean por la prisión viviendo en la enfermería, los pobres " pagamos a pulso * " 
Mientras el médico me cose las heridas, pienso que las cicatrices ya no curaran porque son la confirmación de que ya no soy una persona...soy un preso. Una piltrafa enganchada a la metadona que ya no sabe vivir sin estar colgado.
 La vida se me escapa entre los barrotes , se queda esperando al otro lado de la puerta giratoria...







aguacate* termino con el que se conoce un poderoso ansiolítico,
 el efecto es fuertemente sedante y puede durar varias semanas.


Pagamos a pulso* expresión carcelaria para referirse a los años de condena sin permisos para salir a la calle.