Seguidores

martes, 14 de enero de 2014

TEMA JUEVERO: DETRÁS DE LA MÁSCARA.


 



Este jueves nos conduce Auxi, hace unos días elegimos un nº de entre los treinta que nuestra anfitriona tenia preparados, yo elegí el nº 25 y esta es mi sorpresa:




 Rafael Sabatini y su libro Scaramouche " Nació con el don de la risa y la creencia de que todo el mundo estaba loco, y ese fue todo su patrimonio"





 Muchas veces las peores almas, se esconden detrás de las más bonitas máscaras. Antes de presentarse en publico a cara descubierta, son capaces de disfrazarse de bufones.
Resulta insultante para la inteligencia de los que habitamos esta gran casa, la osadía con que intentan convencernos de que sin ellos, no podremos salir adelante.Nos dicen que nuestros hijos deben de emigrar a otras casas o dejar de estudiar, y que los que no lo hacen es porque son unos vagos o los hemos educado en el vicio de la abundancia.
Nos imponen sus normas, quitándonos el derecho a elegir si queremos o no ser madres, y donde hacerlo. Dejan que nos embarguen las casas, respaldando a sus usureros amigos, y encima nos toca rescatarlos con lo que ni tenemos. 
Han destruido la sanidad, la escuela publica, y todo lo que consiguieron generaciones anteriores a las nuestras con mucho esfuerzo y a cara descubierta.
A cambio nos machacan a impuestos, mientras ellos viven cual reyezuelos en sus condados,
solo les falta ejercer el derecho de pernada.
Millones de obreros forman filas interminables cada mañana, en las puertas del paro o intentando conseguir una entrevista de trabajo.
Con los derechos mermados, y debajo del látigo de inútiles jefecillos, que no han sido capaces de sostener sus empresas o han visto la oportunidad de cerrarlas, sin que les cueste un Euro. Muchos de los nuestros acaban en las listas de un concurso en el que el premio es conseguir que te devuelvan algunas migajas de lo que te deben, y eso a costa de todos los habitantes de la casa.
Si amigo- le dijo Scaramouche a quien atento le escuchaba- Solo me queda una salida, afilar bien mi lengua y mi espada. Si en algún duelo la mala suerte me acompaña y viene a buscarme la parca, quiero que en mi epitafio se escriban estas palabras:   
"Nació con el don de la risa y la creencia de que el mundo estaba loco, y ese fue todo su patrimonio "
Este es el epitafio que reza en la tumba de Rafael Sabatini, frase que escribió en su libro 
" Scaramouche"