Seguidores

sábado, 4 de enero de 2014

Los Reyes Magos de Oriente.

 
" La adoración de los Reyes Magos "
Cuadro del pintor Velázquez, expuesto en el Museo del Prado de Madrid.
 
Dicen que la historia de los Reyes Magos de Oriente fue escrita hacia el año 70 después de Cristo en arameo. Ese texto no se conserva, pero ha llegado hasta nosotros porque fue traducido al griego, que era el idioma más utilizado en la época por los habitantes de la cuenca del Mediterráneo.
El Evangelio según San Mateo ( 2,1,12) cuenta el pasaje que en tiempos de Herodes III el Grande, y habiendo nacido Jesús en Belén de Judea, llegaron allí en busca del rey de los Judíos unos magos ( magusaioi) venidos desde Oriente siguiendo una
 " Estrella" que les guiaba por el camino.
En el texto de San Mateo no se les nombra ni como "Reyes" ni como " Magos" ni siquiera por los nombres que los conocemos:
Melchor, Gaspar y Baltasar.
La idea de que uno de ellos era negro o que eran tres es producto de la imaginación posterior.
La larga tradición nos ha traído elementos que se han ido sumando pero que no se encuentran escritos.
 
 
 
Algunos historiadores apuntan que se puede tratar de añadidos en la traducción griega del arameo a la historia que escrita por Mateo, fue utilizada por Marcos y mas tarde por Lucas.
Se considera curioso que los primeros paganos ("Primitia gestium"
en adorar y reconocer al Señor) fueran a venerar al Salvador fueran los Reyes, y lo que parece más chocante que fueran "Magos"
San Jerónimo en el siglo IV tradujo las escrituras del hebreo al latín, parece que fue el primero que los identifica como "Magos"
En tiempos del nacimiento de Jesucristo, los magusaioi eran adivinos y astrólogos de origen caldeo, es decir, del área sirio-mesopotámica,
El termino magusaioi designaba a quienes practicaban algún tipo de magia, de la antigua ciencia de los Magú, tribu seguidora de Zaratrusta, reunían las practicas mágicas, astrológicas o adivinatorias del mundo.
 El oro, el incienso y la mirra nos llevan hasta la llamada " Ruta del Incienso" que se extendía desde el océano Indico, subiendo por la península Arábiga, trayendo hasta el mediterráneo productos del Asia Central.
La única ruta capaz de traer hasta el portal de Belén estos presentes.
En los relatos apócrifos ( es decir que no se incluyen en la biblia)
se nombra a tres Reyes:
Melchor, rey de los persas, Gaspar, rey de los Indios, Baltasar, rey de los árabes.
 
 
 
" El oro" representaba el signo de la divina majestad y la realeza.
" El Incienso" simbolizaba el sacrificio.
" La Mirra" era una representación funeraria que ponía de manifiesto la fragilidad humana.
San Jerónimo, habla de la llegada de los reyes magos al praesepe o
proesepim, que podría traducirse como "pesebre" lugar en el cual los evangelistas sitúan el objeto donde fue depositado Jesús al nacer. Localizado en una gruta de Belén.
 El pesebre, ahora epicentro de la Basílica Constantiniana de Belén, en la que los peregrinos entraban a rascar de las paredes, el carbonato cálcico que se convertía en reliquia conocida como
 " Leche de María" a la que se le concedía el poder de proteger el periodo de lactancia de las madres.
Los Reyes Magos:
Melchiar, Melchor, era rey de Nubia y de Arabia.
Jaspar, Gaspar, era rey de Tharsis y de Egriseula.
Balthasar, Baltasar era rey de Godolia y de Saba.
Según la tradición fueron conducidos por la Estrella que se detuvo tras trece días de camino frente al portal de Belén.
Cuando deciden volver la Estrella ha desaparecido, cuentan que tardaron trece años en regresar a sus reinos.
Y que la Estrella volvió a aparecerse como presagio de sus muertes terrenales. Fueron enterrados juntos y mientras la Estrella brillaba sobre el cielo, sus cuerpos permanecieron incorruptos.
 
Reliquias de los Reyes Magos en Colonia ( Alemania).
 
Un 1 de Junio del año 1164 Federico Barbarroja ordenó llevar desde la iglesia de San Eustorgio de Milán hasta Colonia, las reliquias de los Reyes Magos ( sus cuerpos ). Fueron depositados en la iglesia de San Pedro de Roma. Se hallaban en Italia desde el siglo IV, cuando el noble griego Eustorgio había llegado a Milán enviado por Constantino, habiendo sido proclamado obispo y recibiendo como regalo, al parecer por sus bondadosas obras, las reliquias de los Magos de Oriente. El culto a los Reyes Magos en Occidente data del siglo XII. A partir del siglo XIII se empezaron a representar obras de teatro en torno a su figura. La historia que había sido compuesta por un sin fin de datos mas o menos fiables,
finalmente se escribió entre 1364 y 1374 por Juan de Hidelsheim, un prior carmelita alemán en la Historia Trium Regum, basada en la Historia Scholastica de Pedro Comestore escrita en el lejano siglo XI.
Sea como sea, a mi me gusta esta bonita tradición.
 
 
 
 
Mi carta a los Reyes Magos: 
 
Un año más espero vuestra llegada con la emoción intacta de quien cree que los sueños es lo único que no pueden robarle.  
Ahora solo queda esperar la noche del 5 de Enero, limpiar muy bien los zapatos y dejar la ventana abierta para que entren la ilusión, los sueños cumplidos o por cumplir y el amor compartido a manos llenas.