Seguidores

miércoles, 22 de enero de 2014

LA DIOSA ISIS Y MI GATA.



Este jueves nuestra simpática anfitriona Jime, nos propone invitar a un personaje al relato juevero: 
Hace muchos años, yo empecé a fascinarme con la cultura egipcia, y en concreto por la diosa Isis. Siento no poder deciros los autores, no los recuerdo, porque los libros los cogía en la biblioteca municipal, pero os aseguro que influyo mucho en mi.




El 1º blog que abrí, fue en "iespana" plataforma que ya no existe, lo llame Isislucia. Esta es una imagen que me regalaron para el blog.
Aquél blog para mi, fue un punto de inflexión, todo a mi alrededor cambió demasiado rápido, fueron años de continuos miedos. 



Antes del blog, llego a casa mi primera gata, era siamesa,y la llame Isis...no podía tener otro nombre. Vivió con nosotros más de 13 años...Y cuando se marcho escribí este poema que hoy comparto con vosotros.



                                   Mi diosa Isis. 

                         Mi gata Isis pide pasaporte
                         para entrar en mis recuerdos, 
                         se ha cansado de jugar 
                         con las plantas del Salón.
                         La diosa gatuna se volvió esfinge 
                         para subir por el río Nilo,
                         hasta la isla de File,
                         y descansar en el Templo 
                         junto a la egipcia diosa.
                         Mi gata Isis toma la senda 
                         de las estaciones inmóviles,
                         toma la lluvia en viernes
                         sembrando garabatos,
                         y crepúsculos violetas.
                         En otra casa...
                         se acercará al fuego 
                         ya no me buscará
                         su pequeño cuerpo.
                         Y más allá de este cielo...
                         mi gata, vestida de fantoche 
                         con braseros ocultos en el pecho
                         me arropará en las noches 
                         de este frío invierno, 
                         en el que ahora me encuentro.