Seguidores

jueves, 19 de diciembre de 2013

TEMA JUEVERO :

Este jueves nuestra amiga " Judith" nos invita a regalar, dadas las fechas en que estamos me parece un tema muy adecuado.

 
 
Candi, bajo del  autobús cargada con unas cuantas bolsas entre las manos, con su torpe caminar, llego hasta el portal. Lo cierto es que no se sentía cansada, la ilusión suplía la juventud que le faltaban a sus maltrechos huesos.                      
Estaba feliz, era Navidad y quería que todo fuera perfecto, colocó los paquetes con sumo cuidado debajo del árbol que presidia el salón. Repaso en la cabeza el menú y se aseguro de tener la mesa dispuesta. Miro el reloj de la pared y pensó - en cualquier  momento llegaran- Entonces se acabará este triste silencio, volverá la alegría a casa, los abrazos, los besos y las risas. Contenta, se sentó en el sofá a esperarlos.
Ya estaba empezando a anochecer, cuando llamaron a la puerta, Candi, se apresuro hacia ella, y al abrirla, un fornido joven -la dijo - Vamos Candi, hoy cenarás acompañada..¡ es Nochebuena !
La anciana miro hacia el salón, y sintió una extraña punzada de dolor, al no ver los adornos y los regalos, incluso el árbol había desaparecido.¿ Que ha pasado ?- pensó- 
al tiempo que se agarraba del brazo del muchacho, dejándose  llevar. Al entrar en el comedor municipal, alguien puso en sus manos un  pequeño paquete ,al tiempo que la acompañaba a sentarse a la mesa. 
Los comensales eran más que otros años, y a su lado se sentó una niña de unos ocho años, que miraba de reojo el pequeño paquete de la anciana.
¿ Como te llamas ? - la pregunto- la niña agacho la cabeza             avergonzada. Se llama Nadia- contesto la mujer que parecía ser su madre-
Toma Nadia- la dijo sonriendo- te estaba buscando; Este regalo lo dejo el Olentzero en mi balcón para ti anoche.
 
 
Nadia levanto su preciosa cara, regalándola la sonrisa más dulce del mundo, cuando vio los bombones que contenía la caja. 
Entonces Candi sintió, que la Navidad había llegado de nuevo ese año a su cansado corazón, que se inundo de una inmensa alegría.
Al finalizar la cena todos juntos cantaron algunos villancicos antes de volver a sus casas. 



     

  
Zorionak eta urte barri on.
Felicidades y prospero año nuevo.