Seguidores

domingo, 21 de octubre de 2012

TEMA JUEVERO :ERASÉ UNA VEZ ....






l hada Cayla :
La mayoria de las hadas viven en los bosques, en cambio el hada Cayla, hace siglos que vive en una pequeña casita, del parque de mi barrio,porque le gusta la proximidad con los human@s.
La casita está rodeada por un pequeño estanque, donde alegres conviven peces, cisnes,y pájaros.
El hada Cayla, nunca sale de dia, pasa las horas tejiendo coronas de polén, y cuando los human@s dormimos, ella vuela entre las plantas y flores del parque, polinizándolas, por eso nuestro parque es tan bello, y luminoso.

Candi, tiene la costumbre de pasear cuando el cielo está lleno de estrellas, a la luz de la luna .
Una noche en que la luna se miraba en el espejo del estanque, la muchacha vio un tenue resplandor entre las azaleas.
Se acercó a ellas y al apartar los tallos que la impedían ver el origen de aquella luz, se encontró con un hada pequeñita que iba de aquí para allá por entre las flores.
El hada se volvió hacia ella al oir el rumor de las plantas.
- Hola, Candi- la dijo.
Y dándola la espalda continuó con lo que estaba haciendo.
- ¿ Quién eres tú ?- la pregunto bajito Candi.
El hada se volvió de nuevo y, con un gesto de impaciencia, la contestó:
- Un hada. ¿ No lo ves ?
Y siguió con su quehacer.
La muchacha, se quedó observando el estilizado cuerpo con alas de libélula del hada, y su largo cabello ceniciento, mientras revoloteaba por aquí y por allí entre las flores de las azaleas.
- ¿ Y qué estás haciendo ?- se animó a preguntar pasados unos minutos.
- Estoy buscando mi diadema de polen dorado- la contestó sin pararse esta vez-. La perdí esta madrugada mientras pintaba estas flores, y no se dónde ha podido caer.
- Déjame que te ayude- dijo la muchacha.
Y poniéndose a cuatro patas, se metió cuidadosamente entre los arbustos.
Apartando las hierbas y las piedrecitas con las puntas de los dedos, dio por fin con un evanescente aro dorado del tamaño de un anillo.
- ¿ Es esto ?- dijo, sin atreverse a tocarlo por temor a desgranarlo.
- ¡Si!- contestó el hada saltando de alegría.
Con un veloz revoloteo se precipitó sobre la diadema, y con un gesto delicado se la puso en el cabello. Una preciosa sonrisa  apareció en su cara mientras miraba a la muchacha.
- ¡ Gracias,Candi!-
- ¡Oh!..¡ Bueno...no tiene importancia ! - dijo ella un poco avergonzada.
Sin darla tiempo a comprender lo que estaba pasando, el hada se puso ante su cara con un rápido vuelo...y con una dulzura exquisita depositó un beso en su nariz. La miró brevemente , y desapareció  revoloteando hacia la casita del estanque.
Candi, se quedó un largo rato sentada en el suelo, intentando asimilar lo que había ocurrido.
Al dia siguiente, toda la gente del barrio hablaba del resplandor dorado de la nariz de Candi...Y ella sonriendo, dejo que siguieran murmurando, pero jamás reveló quien vivia tan cercana a ell@s, y cuidaba de las flores del bonito parque...
Y colorin, colorado....Este cuento a terminado, amig@s.



Mas cuentos en el blog de Jose Vic...